Publicado: El viernes 02 junio 2017, a las 14:54
Visto en: Hipertextual
Netflix cancela Sense8 y la deja inconclusa

Ayer Netflix propició un golpe bajo a sus audiencias con la súbita cancelación de la serie de ciencia ficción creada por las hermanas Wachowski (The Matrix), Sense8.

En su segunda temporada, la complicada trama de Sense8 comenzaba a florecer, pero Netflix decidió que ya habíamos visto suficiente: canceló la serie sin dar mayores explicaciones. Al contrario, Cindy Holland, directora de la división de contenido original de la compañía, reconoció que la serie derrochaba diversidad dentro y fuera de la producción.

Cabe decir que el hecho de que la plataforma de streaming no cuenta con publicidad, puede (y suele) darse el lujo de reservar para sí mismos los números de espectadores de sus películas y series. Es decir, los datos que informan si un producto está funcionando o no.

Aunque la verdad es que no era un secreto para nadie que Sense8 no es una serie barata: rodar cada episodio costaba cerca de 9 millones de dólares, posicionándose como una de las series originales más caras de Netflix.

Con la cancelación de Sense8, el rey del streaming ha dejado una cosa clara: ellos no abogan por la filosofía "si algo no funciona cámbialo", sino por la de "bussiness are business".

La primera en caer fue The Get Down, cuyo presupuesto rondaba por los 120 millones de dólares. Aunque, a diferencia de Sense8, la serie ambientada en Nueva York de los años setenta sí llega a una especie de conclusión al final de la primera y única temporada.

La cancelación de Sense8 fue abrupta: las líneas argumentales quedaron bastante inconclusas y Netflix ya ha dicho que no existirá una nueva temporada que cierre la historia.

Así, el servicio de streaming nos deja romances inconclusos, reputaciones manchadas, explicaciones a medias, héroes capturados y villanos en aprietos. A los fanáticos de la serie, aquellos que promovieron la etiqueta #RenewSense8 durante estos días para evitar la cancelación de la serie, solo les queda imaginarse una conclusión satisfactoria para los diversos personajes de Sense8.