Publicado: El lunes 15 mayo 2017, a las 15:54
Visto en: Abc
«Mario Kart 8 Deluxe»: segunda vida para el mejor título de WiiU

Nintendo recupera el juego de carreras de combates con una versión extendida en personajes, circuitos y modos

La saga «Mario Kart» popularizó hace 25 años un subgénero exitoso, las carreras de combates, competiciones donde la velocidad y la habilidad al volante no son el único factor para ganar. La particularidad del juego, muy explotada posteriormente, es la cantidad de objetos en el recorrido para obtener ventaja: elementos para lanzar a los rivales, premios para aumentar la rapidez o ralentizar el enemigo, atajos, habilidades propias de cada personaje… Nintendo ha mimado cada entrega hasta la última, «Mario Kart 8 Deluxe», la versión de la nueva Switch del título lanzado para WiiU hace tres años.

Más de cuarenta personajes habituales del Reino Champiñón para otros tantos circuitos diferentes, unos clásicos y otros de última generación (más frenéticos y sorprendentes) para descubrir al máximo las posibilidades técnicas en carretera, agua y aire, con karts y motos personalizables. Guarda el equilibrio para no desmotivar a los novatos y ofrecer retos a los más experimentados; y mantiene su punto fuerte, las divertidas partidas para varios jugadores, también en línea

El juego de carreras de Mario fue el más vendido de WiiU, con ocho millones de unidades. Sin embargo, el fracaso comercial de la consola, con un parque de apenas 13 millones, impidió un mayor despegue. Nintendo lo ha recuperado para Switch con la esperanza de dar al juego un vuelo que terminó demasiado pronto en WiiU, convencido de su capacidad de vender un videojuego para todos los públicos.

Batallas

El título es el mismo que el de hace tres años, más todo el contenido extra descargable (DLC) añadido durante este tiempo. No es poco, especialmente en la variedad de circuitos. Ha incluido, además, la modalidad de carreras de 200 centímetros cúbicos, más frenéticas y difíciles de dominar, para retar a los jugadores experimentados. Y, sobre todo, ha reforzado el modo batalla, un aspecto que la anterior versión no terminó de explotar.

Las batallas enfrentan a todos los corredores en circuitos pensados para el choque, con encuentros constantes para reventar (globos) al contrario con los objetos encontrados en el camino, un modo presente en la versión de WiiU. Los nuevos modos incluyen las explosiones, una batalla de acaparar monedas, un policía-ladrón o retener un objeto el mayor tiempo posible.

Con circuitos imaginativos, equilibrados, coloridos y luminosos, el juego no ha perdido brillantez, a pesar de que no hay mejoras gráficas en su nueva versión. Un título mejorado de un juego ya de por sí redondo, aunque con el reparo de no haber dado un paso todavía más lejos, un salto que habrá que esperar hasta el Mario Kart nativo de Switch de una saga siempre presente en todas las generaciones de Nintendo.