Publicado: El viernes 21 abril 2017, a las 21:08
Visto en: Abc
Mario Sports Superstars, deportes con poco recorrido

Fútbol, golf, tenis, equitación y béisbol en el particular universo del icono de Nintendo

Las incursiones de Mario y su universo en prácticas deportivas es una estrategia recurrente en Nintendo, con una larga tradición en golf y tenis. «Mario Sports Superstars» (3DS) amplía la experiencia a cinco disciplinas —fútbol, béisbol y equitación, además de las dos anteriores—, en un título con vocación de partida corta y directa, pero con desequilibrios entre deportes.

Los deportes se muestran en una versión puramente «arcade», esto es, lejos de ser un simulador, el realismo deja paso a la diversión, con golpes fantásticos o ítems revitalizadores, en sintonía con el universo mágico de Mario. Sin embargo, todas las modalidades son reconocibles, observan las reglas de juego y conservan el componente táctico, protagonizado por los personajes conocidos, con su estilo y color. Aunque, a la larga, la escasa profundidad de cada uno de los juegos —así como las pocas variaciones entre elegir un personaje u otro— hace que la sensación de reto tienda a disminuir.

La equitación es la modalidad con mayor vida puesto que, además de la carrera en sí —una suerte de Mario Kart subido a caballo— está la posibilidad de mejorar a los equinos, con opciones propias de juego de rol hasta crear al campeón perfecto.

El béisbol es la otra modalidad con mayor aliciente debido a la escasez de títulos sobre este deporte en España, con mucha tradición en Japón y Estados Unidos. Los partidos cuentan con cierta variedad de golpes y envíos, como lanzador y bateador, aunque dependen en exceso de la arbitrariedad en el acierto de los rivales, sin participación del jugador.

Golf y tenis son una versión reducida respecto de los títulos dedicados exclusivamente a ellos. Y sin novedades en su forma de juego. El golf, aún así, es el más fiel al juego real, con importancia en la elección de los hierros, la dirección del viento y el cálculo de la trayectoria, más allá del acierto en el momento de golpeo.

El fútbol cuenta con el esfuerzo de ofrecer un intento de visión táctica, con centros y pases al hueco, faltas y saques de banda. No pretende competir con los grandes del género. Como el resto del juego, se trata de partidas breves, sencillas, divertidas; pero con poco recorrido y sin conexión entre ellas, más allá de la colección de trofeos. Todo con el estilo y mimo de los juegos de Mario.