Publicado: El domingo 09 abril 2017, a las 11:19
Visto en: Hipertextual
Alphabet acusa a Uber de robar su tecnología para camiones autónomos

Alphabet ha acusado a Uber y a su compañía de camiones autónomos, Otto, de robar algunas de sus tecnologías clave.

En la demanda presentada en un tribunal de San Francisco, Waymo, la división de Alphabet dedicada a los coches autónomos, afirmó que Otto y Uber robaron la propiedad intelectual de la compañía "con el fin de ahorrarse el riesgo, el tiempo y los gastos vinculados al desarrollo independiente de sus propias tecnologías".

Waymo ha pedido ante un jurado que se prohiba a Uber y Otto la utilización de las tecnologías e indemnizaciones por el robo de secretos industriales y violaciones de patentes.

Una de las partes más importantes de la tecnología de conducción autónoma de Waymo es la implementación propia de LiDAR (Light Detection and Ranging), que funciona enviando y haciendo rebotar millones de emisiones láser en los objetos alrededor del vehículo. Midiendo el tiempo de retorno, es posible crear una imagen 3D del entorno.

Después de millones de dólares y miles de horas de trabajo invertidas, Waymo ha logrado que la tecnología LiDAR sea más accesible y sobre todo más barata sin perder fiabilidad, de hecho, aumentándola.

La forma en que descubrieron el robo industrial fue por medio de un email accidental de uno de sus proveedores que adjuntó un archivo con el diagrama de una de los circuitos impresos que son parte de los componentes del LiDAR de Otto. ¿El problema? Es extremadamente parecido al de Waymo.

Waymo también declara que seis semanas antes de la renuncia de un exempleado de la compañía, descargó 14 mil documentos altamente confidenciales con diseños propietarios de varios componentes de hardware de la compañía, incluyendo el radar LiDAR y el circuito impreso en cuestión.

La compañía acusa a este exempleado de instalar software en su portátil para específicamente obtener información sensible de la empresa. En total calculan que descargó 9,7 gigas de datos. También aseguran que no es el único que dejó la compañía y se fue a Otto robando información confidencial de la compañía incluyendo listas de proveedores, detalles de fabricación y otros datos altamente tecnológicos.