Publicado: El jueves 23 marzo 2017, a las 11:40
Visto en: Tuexperto
Nuevos documentos de Wikileaks explican cómo la CIA hackea iPhones y Macbooks

Wikileaks sigue tirando de la cuerda. Tras un primer desclasificado de documentos relativos a algunas herramientas de la CIA para hackear dispositivos, ahora la plataforma vuelve a hurgar en la herida con un nuevo paquete de informes.

Esta vez, los datos son más específicos: hacen referencia a las herramientas concretas que la CIA utiliza para hackear dispositivos de Apple, iPhones y ordenadores Macbook.

Apple en el punto de mira

Según estos documentos, parece que la CIA ha hecho un esfuerzo específico para intentar encontrar debilidades en los terminales Apple. Es cierto que la mayoría de estos documentos tienen de siete años en adelante, pero ya muestran una intención clara. Eso no significa que dentro de siete años no encontremos documentos que hagan referencia al hackeo de los iPhone 7 Plus.

Una de las herramientas descubiertas es la llamada Sonic Screwdriver (destornillador sónico, en español). Esta arma se utiliza para infectar MacBooks a través de un puerto USB o Thunderbolt. Se usaba cuando la CIA podía acceder físicamente al dispositivo, con o sin consentimiento del dueño.

Nuevos documentos de Wikileaks explican cómo la CIA hackea iPhones y Macbooks

Imagen de un Apple Macbook Pro de 2007.

Otras herramientas, como DarkSeaSkies 1.0 o DerStarke 1.4, se instalaban en el firmware del ordenador. Integrados en la interfaz, pasaban completamente desapercibidos. Las técnicas habituales de detección no las reconocían.

iPhone, un hueso duro de roer

iPhone siempre ha sido un objetivo complicado para la inteligencia estadounidense. No fue hace mucho cuando el propio FBI le tuvo que pedir a Apple que implantara una puerta trasera en sus iPhone, cosa que la empresa se negó a hacer.

Entre los nuevos informes de WikiLeaks, sólo se ha encontrado una herramienta que consiguiera hackear el iPhone. Se llama NightSkies 1.0 (otra épica elección de nombre) y estaba desarrollada para los primeros modelos de iPhone, 3G y 3GS. La herramienta se insertaba físicamente en un dispositivo interceptado y el usuario lo llevaba encima desde su adquisición. Sí, da bastante miedo.

Nuevos documentos de Wikileaks explican cómo la CIA hackea iPhones y Macbooks

Los iPhone más recientes se salvan de los hackeos descubiertos, por ahora.

Armas antiguas, idénticas intenciones

El hecho de que las herramientas sean antigüas no debería ser razón para quitar valor a estos hallazgos. Es cierto ahora no tendrían efecto en nuestros modernos iPhone 7 y MacBooks Pro. Sin embargo, lo más interesante son las intenciones.

Ha quedado muy claro que la CIA, el FBI y la NSA están verdaderamente interesadas en tener herramientas de control. En 2007 y 2008, acceder a esas herramientas exigía una labor fuerte de investigación. Ahora, esa tecnología está mucho más a nuestro alcance. ¿Quién nos dice que no se van a preparar (si no se han preparado ya) herramientas similares actualizadas?

Reacción de Apple

Apple no ha dado señales de vida tras este nuevo revelado de documentos, aunque es cierto que todavía es muy reciente. Sin embargo, sí que tomó cartas con el primer filtrado. La marca de Cupertino aseguró en su momento que habían parcheado todos los elementos potencialmente “hackeables” de su iPhone en las maneras que se comentaban en el informe, conocido como Vault7.

Apple ha tenido ya varios encontronazos con la nueva administración Trump, y habrá que ver cómo se toma estas nuevas revelaciones. No parece que el magnate tenga ponga muchos reparos en continuar el rastreo que se llevó a cabo hasta 2008. Aunque la verdadera pregunta es, ¿se ha dejado de hacer en algún momento?