Publicado: El sábado 25 febrero 2017, a las 07:59
Visto en: Hardzone
Estafadores on line suplantan a la marca Razer para engañar a gamers

La compañía Razer, famosa por el diseño y fabricación de periféricos orientados principalmente al entorno gamer, así como por patrocinar a muchos jugadores profesionales tanto en torneos como en las partidas que emiten en streaming por Internet en diferentes plataformas a ello destinadas, acaba de anunciar que han descubierto a un grupo de estafadores que, haciéndose pasar por este compañía, están intentando estafar a muchos jugadores que hacen streaming de juegos.

La llegada de los eSports al nivel profesional ha supuesto la aparición de un gran mercado que estaba virtualmente sin  explotar y, al igual que lo que sucede en otros deportes, todos los participantes que quieren ser profesionales de este deporte desean que les llegue un patrocinador como agua de Mayo que sufrague sus gastos mientras ellos entrenan y compiten a cambio de hacer publicidad de la marca. Y cuando se trata de fabricantes de cierto renombre y que suelen tener los bolsillos supuestamente más llenos que los demás, tener un mecenas como éste es el sueño que persiguen muchísimos jugadores. Pero a veces, no es oro todo lo que reluce y, en el caso de los eSports, todavía lo es menos.

Estafadores on line suplantan a la marca Razer para engañar a gamers

Así ha sucedido que la famosa empresa Razer ha tenido constancia de una serie de actividades ilícitas que ciertos individuos sin escrúpulos pretendían llevar en su nombre. Utilizando éste, se habían puesto en contacto con muchos jugadores que hacen streaming de sus partidas por Internet, prometiéndoles un suculento contrato de patrocinio si rellenaban una serie de cuestionarios cuyos enlaces se adjuntaban en los correos que se mandaban para hacer el contacto. Creo que ya todos os podéis imaginar bien a las claras por dónde van a ir los tirios, ¿verdad? La cuestión es que presionar en cualquiera de esos enlaces automáticamente hacía que se descargara malware en los ordenadores, dejándolos infectados. De todos modos, los receptores de estos correos deberían de ser más perspicaces dado que la dirección desde donde se mandan es una cuenta de Gmail, así como diferentes faltas de ortografía que se pueden ver en los correos y que la dirección que manda está mal escrita como “Razorzonesponsorship”, lo que ya debería de dar una idea de que el correo es muy poco probable que sea auténtico.

Y es que, si algo es demasiado bueno para que sea verdad, la realidad es que seguramente sea un engaño.