Publicado: El lunes 20 febrero 2017, a las 13:18
Visto en: Tuexperto
TP-Link NC450, lo hemos probado

Vigilar el hogar o el espacio de trabajo fuera de él nunca ha sido más fácil gracias a Internet. Hablamos de las cámaras IP, que muestran la imagen que captan y la envían a través de Internet. Algo que ha cambiado radicalmente los sistemas de seguridad, haciéndolos accesibles para cualquiera, y en lo que la compañía TP-Link trabaja activamente. Hemos podido probar su cámara más avanzada, la NC450. Es capaz de girar en 360 grados para mostrar todo lo que ocurre en un lugar, aunque estemos a kilómetros de distancia. Y sin importar la hora del día, o que haya luz o no. Estas son nuestras impresiones.

Una cámara WiFi para cualquier lugar

La TP-Link NC450 destaca por varias características concretas centradas en su movilidad. Como cualquier cámara de seguridad que se precie, la de TP-Link no cuenta con ángulos muertos. A pesar de que su objetivo no capta más de 75 grados de visión, su cuerpo motorizado permite encuadrar los 360 grados de una sala en horizontal. Por tanto, es la opción perfecta para colocar en medo de una sala o en un lugar amplio para cubrir bastante superficie.

Junto a ello, cuenta con otro eje motorizado que le permite moverse en vertical. En este caso el sensor recorre 150 grados. Pero, sumado a los 75 grados que es capaz de captar su objetivo, cubre todo el espacio que se presenta ante esta cámara, desde la posición que sea, y en cualquier ángulo. Siempre y cuando la cámara esté encuadrando ese lugar, claro.

De esta manera la cámara NC450 puede suplir el trabajo de varia cámaras fijas colocadas en un mismo entorno. Nada pasa ante ella de forma desapercibida. Además, no importa que se de día o de noche. Cuenta con visión nocturna gracias a sus LED de 850 nm de brillo. O lo que es lo mismo, a su modo de visión nocturno. Al activarlo, la cámara muestra imágenes en blanco y negro,  pero de forma nítida bajo cualquier nivel de luminosidad. Es capaz de captar objetos y movimiento hasta a 8 metros de distancia gracias a esta característica. Por tanto, es una cámara efectiva aunque la luz esté apagada.

Ficha técnica TP-Link NC450

Cámara Sensor CMOS de 1/4″
Calidad de imagen Vídeo HD (1280 x 720 píxeles) / bitrate configurable
Visión nocturna LED 850 nm (8 metros de visión)
Conectividad WiFi 2,4 Ghz (802.11/n) y Ethernet
Aplicación tpCamera (Android e iOS)
Movimiento 360 grados horizontal / 170 grados vertical
Batería No
Sistema de vigilancia Detección de movimiento / detección de sonido
Conexiones Ranura para tarjeta MicroSD
SIM nanoSIM
Audio Sí / bidireccional
Dimensiones 144 x 109 x 106mm (sin soporte)
Funciones destacadas Notificaciones al móvil y al correo / control a distancia
Fecha de lanzamiento Ya disponible
Precio 130 euros

Imagen de calidad

El objetivo de la TP-Link NC450 ofrece una calidad más que digna para una cámara IP. Y es que a las características de su sensor, hay que sumarle la posibilidad de controlar la cantidad de datos que transmite, o la calidad de la imagen que llega al móvil, en definitiva. Características que permiten poner cara sin ningún tipo de duda a quien irrumpe en el lugar vigilado por este gadget. Eso sí, para la retransmisión en vivo y en directo es recomendable contar con una buena conexión a Internet, disfrutando así de mayor detalle en las imágenes capturadas.

Esta cámara cuenta con un sensor CMOS de un cuarto de pulgada. Es capaz de capturar vídeo en calidad HD (1280 x 720 píxeles) a una velocidad máxima de hasta 30 fotogramas por segundo (configurable). Pero lo que destaca es que está mejorado para ser especialmente sensible a la luz. Además, cuenta con un software que complementa las características técnicas físicas con un manejo inteligente de la exposición y el balance de blancos. En cristiano: es una cámara que se adapta a las condiciones de luz que capta en cada momento.

TP-Link NC450, lo hemos probado

Así puede regular que la imagen no se vea quemada si hay mucha luz, o aclararla en entornos oscuros. Todo ello sin introducir demasiado ruido cuando se está a oscuras, o sin perder definición en las imágenes. Eso sí, sin perder de vista que no es el mejor sensor de fotografía de la historia. Como mayor crítica habría que hablar del contraste de las imágenes captadas, así como de la representación de los colores. Pero no hablamos de una cámara de fotografía profesional o del objetivo de un móvil. Se trata de una cámara que cumple para mostrar lo que sucede en un lugar, y no para definir cada una de las pestañas de cualquier persona que pase por delante.

Con cable o sin cable

Otro punto interesante de esta cámara TP-Link es el de su conectividad. Y es que permite portarla a casi cualquier lugar gracias a su antena WiFi. Transmite por la banda 2,4 GHz sobre el estándar 802.11n, con lo que sigue velocidades máximas de hasta 300 Mbps. Algo que logra una transmisión prácticamente en vivo y en directo, con una latencia de poco más de un segundo y de forma fluida. Siempre y cuando se cuente con una buena red WiFi, claro está.

TP-Link NC450, lo hemos probado

De esta manera no hay que fijarla a una pared o mantenerla en una superficie de un lugar concreto. Es posible moverla por todo el lugar que alcance la cobertura WiFi de la casa o la oficina. Eso sí, siempre tiene que estar conectada a la corriente por el cable que incluye en su caja. Es suficientemente largo para colocarlo en un falso techo, anclarla en una pared o moverla a cualquier mesa. Y es que el paquete de la TP-Link NC450 incluye un cable extensor para estos propósitos.

Pero no existe cobertura WiFi, siempre es posible tirar un cable de Ethernet hasta la cámara. Ésta cuenta con una entrada para transmitir todas las imágenes captadas directamente por cable. Algo que evitaría problemas de conexión o las fluctuaciones de la señal WiFi 2,4 GHz. Imagen rápida, con poca latencia, y de calidad constante a través de cable.

TP-Link NC450, lo hemos probado

 

Cierra su apartado de conectividad una ranura para tarjetas MicroSD situada en la parte posterior de la cámara. Con ella es posible almacenar vídeos y fotos captados por la TP-Link NC450 de forma automática y sin utilizar el móvil como sistema de almacenamiento. Un punto a tener en cuenta si se quiere utilizar esta cámara para vigilar un lugar de forma autónoma.

Instalación para todos los públicos

Un punto que define a TP-Link como compañía es el de la accesibilidad. Y es que, a pesar de producir gadgets como routers o enchufes inteligentes, piensa en todo para que el usuario no tenga que pensar en nada. Y lo mismo sucede con esta cámara IP. El proceso de instalación es sencillo, pero requiere de unos cuantos pasos iniciales que te detallamos aquí, y en los que tiene mucho que ver tu Smartphone.

  1. Lo primero es sacarla de la caja y conectar el cable de Ethernet que se incluye en el paquete al router de casa o la oficina.
  2. Después solo queda conectar el cable de la corriente para suministrar energía y ver cómo se activa la cámara.
  3. Ahora hay que vincular la cámara al móvil al que se van a transmitir las imágenes. Para ello hay que descargar la aplicación TPCamera desde Google Play Store o desde la App Store. Es gratuita y está disponible para móviles y tabletas Android, para iPhone y para iPad.
  4. Tras la instalación queda crear una cuenta de usuario en el servicio TP-Link Cloud. Basta con introducir un correo electrónico y una contraseña. El proceso se termina al activar la cuenta desde el correo electrónico recibido por parte de TP-Link.
  5. Con esto se tiene acceso a la aplicación. Si tanto la cámara como el móvil están conectados a la misma red de Internet, solo queda crear el vínculo. Para ello se pulsa sobre el botón +, se selecciona el modelo de la cámara (NC450) y se confirma este paso.
  6. En este punto es posible configurar si la conexión de la cámara TP-Link NC450 será a través de cable o mediante WiFi. En este segundo caso habrá que introducir la clave de la red WiFi del entorno para que todo quede configurado.
  7. Por último, para acceder a la cámara con seguridad, es necesario establecer una contraseña. Cualquier término entre 5 y 8 caracteres cumple el requisito e impide que otros usuarios se vinculen a la cámara. Todo está listo para empezar a utilizarla.

Control remoto

A través del móvil es posible ver todo lo que ve esta cámara. Gracias a su conexión a través de Internet, es posible estar a miles de kilómetros, o en la habitación de al lado. Basta con acceder a la aplicación y seleccionar una de las cámaras de TP-Link vinculadas (se pueden conectar más de una). Con ello el usuario toma total potestad sobre el control de los ejes de la cámara.

Con imágenes en vivo y en directo de lo que ocurre (con un retraso de poco más que un segundo en nuestras pruebas), solo queda deslizar el dedo por la imagen para mover la cámara. Los movimientos no son del todo fieles, pero es posible moverse por todo el entorno con pequeños deslizamientos para apuntar el encuadre hacia la zona que se quiere ver. Incluso se puede aplicar zoom con el gesto de pellizco.

TP-Link NC450, lo hemos probado

La aplicación ofrece otras formas de control más automatizadas. Basta con pinchar sobre el icono de la cámara para encontrar botones. Éstos hacen que la cámara se mueva constantemente en horizontal o en vertical. También existen botones para capturar vídeos o fotografías y almacenarlos directamente en la galería del terminal.

Desde este control manual también es posible saltar al modo de visión nocturna. Y siempre se puede ajustar la calidad de la imagen que se transmite. Algo útil para evitar gastar datos si se consulta la señal de vídeo directamente desde la conexión de datos y no desde una WiFi.

Otra cualidad interesante del vínculo entre la cámara y el móvil del usuario es el de la comunicación por voz. Es bidireccional y resulta útil para el cuidado de animales o para dar alertas. Activando el micrófono desde la aplicación, es posible hablar al terminal para conseguir llevar la voz hasta donde esté instalada la cámara. Eso sí, el volumen de ésta debe de ajustarse previamente desde el menú configuración de la aplicación. Una buena forma de llamar la atención a través de los micrófonos integrados en la TP-Link NC450.

Una cámara de vigilancia

Pero de poco sirve contar con esta completa cámara de vigilancia si no se utiliza desde el móvil. Y es que es en la aplicación TPCamera donde se encuentran sus opciones más útiles y llamativas. Lejos de transformar la pantalla del móvil en un televisor de lo que capta la cámara, esta herramienta también ayuda a completar el sistema de vigilancia. Y es que permite recibir notificaciones cuando se detecta algún tipo de movimiento o sonido. Alertas que llegan directamente al móvil o a la bandeja del correo electrónico. Eso sí, el equipo está programado para que no envíe notificaciones durante una ventana de 3 minutos después de una primera notificación. El motivo es no saturar con correos o alertas al receptor. Hay que tener en cuenta que si le hemos puesto a la cámara una tarjeta SD, los eventos sí se grabarán en local (no nos perderemos nada). Según nos indican desde TP-Link, el fabricante ha optado por esto, ya que en casos de pruebas reales, a veces, se saturaba el receptor

Además de las imágenes en vivo y en directo, la aplicación permite activar las funciones de vigilancia. Se trata, en concreto, del detector de sonido y de movimiento. Basta con pulsar sobre la cámara vinculada en la aplicación y seleccionar el icono de la casa. Aquí se encuentra el menú de activación de los diferentes modos de vigilancia.

TP-Link NC450, lo hemos probado

Con el detector de movimiento es posible escanear una porción del entorno y elegir la sensibilidad o el área donde se quiere medir cualquier alteración. De esta manera, si ocurre algo en esa porción que debería permanecer estática, el usuario recibe una notificación en su móvil para conectar directamente con la cámara.

Por su parte, el detector de sonido hace lo propio, pero con los ruidos. También permite configurar el nivel de ruidos detectado por el micrófono que integra la TP-Link NC450. Desde ruidos sutiles para detectar cualquier incursión a hurtadillas, hasta fuertes sonidos en caso de situar la cámara en un entorno ruidoso. De nuevo, si algo es detectado, la cámara envía una notificación al móvil del usuario al instante.

Además, desde esta sección de configuración del modo vigilancia, el usuario puede configurar diferentes patrones para que se active automáticamente. Por ejemplo, es posible poner a trabajar la cámara en modo vigilancia solo los fines de semana, o entre semana, entre ciertas horas del día. Tan solo hay que configurarlo una vez y activar el modo de vigilancia que se desee.

Conclusiones y precio

Tras nuestras pruebas, hemos podido comprobar como la TP-Link NC450 sirve para vigilar una estancia. Su instalación apenas nos ha llevado cinco minutos y su versatilidad permiten su colocación en cualquier lugar. Desde una mesa en medio de la habitación, hasta en la parte superior de una estantería, en una esquina. Su presencia no es demasiado sutil. Aunque es pequeña (y muy elegante en sus formas), el ruido de sus motores hace que se descubra su presencia.

TP-Link NC450, lo hemos probado

Su cámara ofrece calidad suficiente para reconocer a quien pasa por delante. Y su visión nocturna permite el uso en lugares totalmente oscuros.

Pero es su control desde el móvil lo que más ha llamado nuestra atención. La posibilidad de comunicarnos y el control manual hacen que sea una herramienta realmente útil y divertida de utilizar. Además cuenta con modos de vigilancia para poder olvidarse de su uso, con un funcionamiento automático y notificaciones directas al móvil o correo del usuario.

En definitiva, un sistema de vigilancia amateur recomendable para cualquier lugar y usuario. Y es que se puede adquirir por unos 120 euros.