Publicado: El miércoles 15 febrero 2017, a las 01:00
Visto en: Abc
Drones: más de tres millones de unidades nuevas levantarán el vuelo en 2017

Se espera que los ingresos globales alcancen los 6.000 millones de dólares (5.6 millones de euros) a lo largo de este año gracias al incremento de la producción en un 39% respecto al pasado año, según las previsiones de Gartner

A falta de una actualización de la regulación nacional en materia de vehículos aéreos no tripulados, el negocio de altos vuelos de los llamados drones sigue al alza. Se espera que los ingresos globales alcancen los 6.000 millones de dólares (5.600 millones de euros) a lo largo de este año gracias al incremento de la producción en un 39% respecto al pasado año hasta llegar a fabricar unas tres millones de unidades.

Según datos de la consultora Gartner, esos datos seguirán aumentado en los próximos años hasta alcanzar los 11.200 millones de dólares (11.800 millones de euros) hasta el año 2020. Los analistas apuntan a una convergencia entre los drones de uso lúdico y los de corte profesional, destinados a infinidad de proyectos (agricultura, vigilancia, seguridad).

Normativas actualizadas

Ese escenario pondrá de relieve, a tenor de los datos, una superposición de diferentes tipos de operadores, lo que se hará necesario actualizar las leyes actuales en materia de seguridad aeroespacial. De hecho, desde la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA), que trabaja conjuntamente con el Gobierno español en la creación de las nuevas normativas, han reiterado recientemente la importancia de contar con una regulación a nivel europeo y del establecimiento del llamado «U-Space» (espacio urbano) como la «piedra angular para las operaciones seguras y protegidas» con drones que «respeten la privacidad y la protección del medio ambiente».

Las previsiones apuntan a que los drones de uso personal y lúdico seguirán aumentando en popularidad como una extensión de los teléfonos móviles inteligentes como accesorio para realizar fotografías y realizar otras operaciones de entretenimiento como apoyo aéreo en entrenamientos deportivos. La consultora, en concreto, prevé que a lo largo del presente año se comercialicen más de 2,8 millones de unidades. La mayoría de drones diseñados para este público no superan la media hora de autonomía y tienen pesos por debajo de los dos kilogramos.

No obstante, los drones de corte profesional, aquellos que se utilizan para fines empresariales, acumularán un mercado ligeramente más pequeño, pero favorecerán a los ingresos al tener precios más elevados en comparación con los modelos de consumo. Se venderán, pues, unas 174.000 unidades. En total, representan una cuota de mercado en torno al 1% del mercado, pero los expertos creen que este segmento seguirá aumentando en los próximos años hasta alcanzar el 20% entres años gracias al impulso de proyectos relacionados con el transporte aéreo y vigilancia industrial.

Impulso de entornos agrícolas y vigilancia

En otros entornos el negocio ha tenido menor interés. Se esperaba que en el sector agrícola fueran un éxito apabullante, pero ha tenido un «crecimiento más lento de lo esperado». El desafío, según los expertos, es que la agricultura adopte los drones como herramientas imprescindibles y supere el 7% de cuota de mercado en 2020. En otros ambientes como las inspecciones industriales (petróleo, energía) sí han tenido, por el contrario, un gran éxito y se espera que este uso profesional acumule el 30% del mercado de los drones comerciales hasta 2020.

No obstante, los drones de transporte pensados para entregas menores (que firmas como Amazon o MRW ya están experimentando) han llamado la atención, pero por el momento los expertos descartan que su impacto sea grande. «Los mercados de drones comerciales y personales se están superponiendo cada vez más, ya que los dispositivos personales a bajo precio se están utilizando para usos profesionales. Los avances tecnológicos recientes difuminan las líneas, permitiendo que los drones personales sean utilizados en muchas aplicaciones especiales como vigilancia, mapeo en 3D y diseño», señala en un comunicadoGerald Van Hoy, analista de Gartner.

Pero, para ello, numerosos países -entre ellos, España- están definiendo en la actualidad sus regulaciones para el uso de los drones, al mismo tiempo que cada vez más empresas están probando a aplicar esta tecnología a sus procesos industriales, a pesar que los drones preparados para realizar entregas aún se encuentran en una fase incipiente: «Los drones de entrega estarán sumidos en problemas logísticos como el tiempo necesario para devolver un drone a su punto de origen después de la entrega y ascenderá a menos del 1% del mercado comercial para 2020», añade.