Publicado: El martes 14 febrero 2017, a las 03:00
Visto en: Tuexperto
El YouTuber más rico del mundo en problemas por sus bromas sobre judíos

El youtuber sueco Felix Kjellberg, más conocido mundialmente como PewDiePie, que es el nombre de su canal, se ha llevado un disgusto al enterarse que su asociación millonaria con Disney se ha roto a raíz de una serie de comentarios e imágenes que el youtuber incluyó en varios vídeos. Estos vídeos incluían referencias a Hitler, al nazismo y al antisemitismo.

PewDiePie, con 50 millones de suscriptores en su canal de YouTube, está considerado por Forbes como el youtuber mejor pagado del mundo, con unos ingresos que el año pasado alcanzaron los 14 millones de euros. Como consecuencia de su éxito, el sueco había firmado un acuerdo con la productora Maker Studios, propiedad de Disney.

Las cosas no podían ir mejor para el youtuber hasta que el Wall Street Journal publicó una investigación en la que encontraba material antisemita y pro-nazi en hasta nueve de sus vídeos de los últimos seis meses. Esvásticas, saludos nazis, imágenes de Hitler e incluso una foto de Jesucristo con un cartel en que se podía leer “Hitler no hizo nada mal” eran algunas de las “perlas”. Sin embargo, la historia acabó de estallar con un vídeo publicado en enero en el que el youtuber pagaba a dos chicos para que sostuvieran un cartel que ponía “muerte a todos los judíos”.

El YouTuber más rico del mundo en problemas por sus bromas sobre judíos

Tras el reportaje, PewDiePie retiró hasta tres de esos vídeos, pero el daño ya estaba hecho. Disney decidió cortar relaciones con el youtuber, dando al traste con su acuerdo económico, y hasta Google decidió retirar anuncios de sus vídeos polémicos. Llama la atención que YouTube no tomara ningún tipo de acción, ni antes ni después del reportaje.

Declaraciones del youtuber

Felix Kjellberg publicó un post en su cuenta de Tumblr opinando al respecto de lo ocurrido, y tratando de esclarecer una situación que parecía que se estaba escapando a su control. Según la estrella de Internet, la razón por la cual pagó a esos chicos para que levantaran el cartel era para “mostrar lo absurdo del mundo moderno” y cómo “la gente hace lo que sea si le pagas 5 dólares”.

Aunque afirma que “no apoya de ninguna manera las apologías del odio“, entiende que sus bromas eran “en última instancia ofensivas”. Se justifica diciendo que ésa no era su intención, ya que el suyo es un canal de “entretenimiento, sin hueco alguno para la crítica política”.

Sin embargo, sus palabras no acabaron de sonar a disculpa, y por ello la polémica no parece en absoluto zanjada. A través de The Verge hemos podido saber que los vídeos de PewDiePie ya han sido tomados como referencia por sitios web radicales. Tal es el caso de The Daily Stormer, una página con tintes neo-nazis que se autodenominan los “fans número uno de PewDiePie”.

Este tipo de interpretaciones no ayudan en nada al youtuber, y nos vuelve a hacernos plantear dónde están los límites del humor. Jugar con cierto contenido se ha probado como “altamente inflamable”, incluso aunque el propósito original fuera meramente recreativo.