Publicado: El miércoles 08 febrero 2017, a las 23:25
Visto en: Hipertextual
Cómo la crisis de los refugiados sacudió nuestra conciencia en red

Hay fotografías que cambian nuestra perspectiva. Momentos que marcan un punto de inflexión en debates políticos o conflictos. Imágenes como las que tomó Robert Capa durante la guerra civil española o Eddie Adams en la guerra de Corea y la de Vietnam son reflejo de esos instantes congelados que muestran la crudeza de los tiempos más amargos de nuestra historia. Igual que sucede ahora con la crisis de refugiados que, huyendo del horror de los conflictos en Siria, Irak o Afganistán, naufragan antes de alcanzar las costas europeas.La guerra de Siria empezó hace cuatro años, pero había caído en el olvido hasta que estalló la crisis de los refugiados en Europa

Ayer Nilufer Demir captó una fotografía que ha dado la vuelta al mundo. La imagen del niño sirio Aylan Kurdi se ha clavado en nuestras retinas, helando nuestra sangre y abofeteando cada rincón de nuestra conciencia. Habrá quien critique la foto por amarillismo, pero la imagen se ha hecho viral hasta convertir la crisis de los refugiados en un tema central, no sólo de la política europea, sino también de la propia sociedad.

Porque la crisis de los refugiados comenzó mucho antes que la imagen de Aylan Kurdi. La guerra de Siria empezó hace ahora cuatro años, tras las manifestaciones -inicialmente pacíficas- de la Primavera Árabe. Pero aquellas concentraciones pronto se tornaron en un conflicto violento entre los partidarios del dictador Bashar Al-Asad y sus oponentes. En este segundo grupo están, entre otras facciones, los yihadistas del Frente Jabat Al Nusra (Al-Qaeda), salafistas como Ahar al-Sham, la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular, el Ejército Libre de Siria (que ha recibido armas a través de Turquía, Estados Unidos, Qatar o Arabia Saudí) y el Estado Islámico (ISIS). Además, Israel también ha reconocido haber bombardeado posiciones del ejército sirio durante este conflicto.

El olvido, en Google Trends

La crisis de refugiados, con el fallecimiento de más de 2.500 personas en el Mediterráneo según Naciones Unidas y otras 300.000 intentando llegar al continente, ha encontrado en la terrible muerte de Kurdi la imagen para retratar por completo a nuestra sociedad.

Durante meses, el conflicto bélico en Siria fue completamente ignorado, como también lo era la salida de miles de personas huyendo de la guerra. Sin embargo, han tenido que ser las brutales fotografías de refugiados muertos en el mar las que despierten nuestro interés, como muestra la búsqueda en Google Trends:

El conflicto de Siria, reconocido por la propia Unión Europea como "la mayor tragedia humanitaria desde la II Guerra Mundial", no es el único tema olvidado durante meses. El interés social por lo que ocurría en aquel país, así como la situación de inestabilidad y guerra en otras zonas como Irak, Afganistán o Eritrea, ha sido muy desigual en los diferentes países de nuestro entorno.

Grecia, por ejemplo, ha sido el estado que más refugiados ha recibido en sus costas, superando las 260.000 personas este año. La cercanía de Kos, Lesbos y Chios hacen que estas islas se hayan convertido en el "destino" principal en la huida de refugiados hacia Europa. Esta situación también explicaría la búsqueda desigual del término "Syria" que puede observarse en Google Trends:

Refugiados vs migrantes

Un análisis de la situación en Google Trends también refleja la distinta forma de afrontar la crisis de refugiados que han tenido estados como Alemania o Hungría. Angela Merkel afirmó hace unos días que su país estaba preparado para recibir a 800.000 personas, una medida que contrasta con el cierre de estaciones en Budapest, convertidas en auténticos campos de refugiados.Alemania ha aceptado la acogida de refugiados, destinando recursos, alimentos y alojamientos temporales

Además, Alemania e Islandia han destinado recursos, en forma de alojamientos temporales, alimentos y agua para las personas que llegaban a su territorio. Por el contrario, Viktor Orban, primer ministro de Hungría, comentaba hoy que "protegen la identidad cristiana de Europa frente a la ola de refugiados musulmanes".

El matiz que existe entre el término "refugiado" (aquel que huye por un conflicto o por persecución política) y el de "inmigrante" (persona que llega a un país para fijar su residencia en él) era explicado hace unos días por la Fundéu. Tal vez la opuesta gestión política de esta crisis en Alemania y Hungría pueda explicarse también con la diferente búsqueda que se realiza en ambos países con relación a "refugiados" y "migrantes". ¿Podríamos decir que al menos aquí la correlación de Google Trends implica causalidad en la acción de los gobiernos?

La solidaridad alemana, y la crítica de varios medios de comunicación británicos a la pasividad del gobierno de David Cameron, son también reflejados en las búsquedas que hacemos en Google. Durante la última semana, los términos "Syria" y "refugee" han ido en aumento, mientras que el interés geográfico de "refugee welcome" y "how to help refugees" puede observarse en Alemania y Reino Unido, respectivamente.

La red de ciudades-refugio

Por otro lado, Google Trends también refleja el aumento del interés informativo por la crisis de los refugiados en España. Durante la última semana, las búsquedas de los términos "Siria" y "refugiados" se han disparado, mientras que se ha incrementado mínimamente "acoger refugiados".

En relación al interés geográfico, son Madrid, País Vasco, Galicia y Cataluña las comunidades donde más se ha intensificado la búsqueda de "Siria". Para el término "refugiados", la Comunidad de Madrid, País Vasco, Cataluña y Asturias son las regiones más activas. En relación a las ciudades, San Sebastián de los Reyes, Tres Cantos, Paterna, Tomares, Pozuelo, Boadilla del Monte y Cerdanyola del Vallès son las que más han buscado en Google "refugiados".

Google también destaca que la búsqueda de "qué pasa en Siria", "refugiados Siria", "guerra Siria", "acoger refugiados en casa" o "ayuda refugiados Siria" van en aumento. Curiosamente, el interés geográfico de "acoger refugiados en casa" se concentra en Cataluña, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana. Además de estas regiones, la Xunta de Galicia se ha mostrado dispuesta a acoger refugiados sirios "si España lo necesita", según declaró Alberto Núñez Feijóo. El interés de las tres comunidades autónomas citadas tal vez se inspire en la publicación de Ada Colau en Facebook. La alcadesa de Barcelona ha impulsado una "red de ciudades refugio", a la que se han sumado numerosos municipios españoles en las últimas horas, como Madrid, Valencia, Zaragoza o Pamplona.

De la concienciación a los gestos

A pesar del terrible olvido informativo sobre la guerra en Siria durante estos cuatro años, el mayor interés mediático y ciudadano sobre la crisis de refugiados ha aumentado en los últimos días. Se han compartido de forma constante imágenes en Facebook o mensajes en Twitter reclamando un mayor compromiso político. Entre los hashtags utilizados, destaca #refugeeswelcome, muy utilizado en Alemania en las redes y fuera de ellas:

Twitter también ha visto cómo el recuerdo de la Guerra Civil trataba de concienciar a la ciudadanía española sobre la situación que viven los miles de refugiados que escapan de Siria. Ayer mismo el hashtag #YoSoyRefugiado llegó a ser trending topic, alcanzando las 7,7 millones de impresiones y un alcance de 7,6 millones de personas.

Pero la toma de conciencia que se está produciendo en redes sociales se ha traducido, por fortuna, en gestos reales. El FC Bayern de Múnich anunciaba hoy en su cuenta de Twitter que donaría un millón de euros y que habilitaría un campo para refugiados. La Comisión Española de Ayuda al Refugiado o Médicos Sin Fronteras también están solicitando ayuda para el trabajo humanitario que realizan:

Un trabajo que, por desgracia, parece estar siendo olvidado por las autoridades europeas. Durante los últimos meses, salvo excepciones, los gobiernos nacionales han bloqueado los acuerdos para solventar la crisis de refugiados. Como denunciaba The Guardian, Reino Unido sólo había acogido a 166 personas procedentes de Siria. Un número que cabía en un metro londinense, según denunciaba The Independent.

Algo similar ocurre en España, cuyo gobierno bloqueó el acuerdo para acoger a 40.000 refugiados en la UE antes del verano. Aunque los movimientos a nivel comunitario y la presión de la "red de ciudades refugio" ha flexibilizado la posición de Mariano Rajoy, lo cierto es que todavía queda un largo camino para concienciar a la clase política de la urgente necesidad de solventar esta crisis. Una crisis que se ha llevado la vida de personas inocentes como Aylan Kurdi, y que deberían hacernos reflexionar sobre el futuro que queremos construir.