Publicado: El miércoles 08 febrero 2017, a las 22:34
Visto en: Abc
El largo camino para hacer inteligente tu casa

Google se lanza al ruedo de la llamada «Smart Home» con un asistente inteligente al estilo de Echo, de Amazon, mientras Apple se aferra a su plataforma para la gestión domótica en un escenario donde no está claro qué dominará el futuro

Hace años se hablaba de que la domótica tenía visos de entrar por la puerta grande en el hogar. Se lleva hablando de esto «nosecuantosaños» pero aún no logra cuajar. Máquinas de todo calibre formarían parte del mobiliario. Hablarían por sí solas y muchas de las tareas domésticas estarían centralizadas por una especie de gestor robótico. Esa visión puede estar cerca con la llamada era del «Internet de las Cosas» que propone que los objetos mundanos se comuniquen entre sí facilitando las vidas de las personas.

Pero no está claro el centro esa vida enteramente digital. Amazon disparó primero, pero Google se ha tomado la revancha. Ambas empresas conciben el llamado «Hogar inteligente» desde un punto, una especie de altavoz inteligente que, con ayuda de un asistente virtual y conversacional que imita el lenguaje natural, gestiona las tareas de casa mediante el empleo de la voz.

Echo es el dispositivo del gigante del comercio electrónico que cuenta con diversas funciones habituales en la vida de las personas. Conectado a internet de forma permanente, desde este aparato cilíndrico de menos de 30 centímetros que responde al nombre de «Alexa», una persona puede escuchar desde las últimas noticias, los resultados deportivos, activar el reproductor de música o encender la radio, establecer listas de tareas o, también, elaborar la lista de la compra. Son tareas que la tecnología les puede facilitar las cosas.

Obviamente, no es perfecto, pero pertenece a esa familia de aparatos que luchan por hacerse un hueco en las viviendas, donde la tecnología está presente en sus infinitas formas. Echo, además, puede controlar las luces de las habitaciones (bombillas especiales como las Led de Philips) y ciertos productos que, presumiblemente, inundará las tiendas en los próximos años. Este asistente inalámbrico, a su vez, tiene al igual que tantos otros aparatos del hogar que se conectan a internet una cara menos amable, ya que el sistema integrado, basado en servicios en la nube de Amazon, está permanentemente «escuchando» las conversaciones de su alrededor hasta detectar las palabras clave.

De forma similar, Google presentó recientemente Home, un pequeño altavoz que trata de combinar todos los dispositivos para hacerle la vida más fácil a las personas en su casa. Al igual que Echo, con este aparato se puede interactuar por medio de un sistema de reconocimiento de voz desde el que se tendrá acceso a búsquedas en internet y organización de agenda en las diferentes plataformas con las que contamos en casa de modo personalizado. Acompañado por Assistant, su nuevo asistente virtual basado en Inteligencia Artificial, el gigante de internet ha dado nuevos pasos en esta lucha por hacer más «listas» y «cómodas» las viviendas del futuro. El usuario podrá desde solicitar un taxi a iniciar una conversación a través de aplicaciones de mensajería tipo WhatsApp o su reciente anuncio, Allo.

La ambición de estas y otras compañías tecnológicas es máxima, pero el aún escaso cartel de funciones disponibles puede provocar, y de hecho lo provocará lo más seguro, que los consumidores no encuentren un motivo por hacerse con uno de estos aparatos. Sí, el «Hogar inteligente» ha empezado a caminar, pero se busca un espacio de control.

Samsung, por ejemplo, ha soñado con la televisión como lugar para la gestión de las principales funciones de la casa, como encender ciertos aparatos, consultar las cámaras de seguridad y demás tareas. Configurar accesorios y otros dispositivos desde HomeKit de Apple es bien sencillo. Esta plataforma combina todas las aplicaciones que controlan los sistemas domóticos del hogar. Los datos compartidos, por si alguno le preocupa la privacidad, viajan encriptados. De esta forma, en caso de apagarse las luces o encenderse la calefacción únicamente se enterarán los que están dentro.

Apple trabaja en el rival de Echo y Home

Gestionar el termostato, bajar las persianas, poner en marcha la cafetera, apagar las luces o cerrar las puertas serán tareas controladas desde un dispositivo móvil, ya sea el iPhone o un iPad. Se aprecia, aquí, cómo la compañía norteamericana visualiza el futuro del hogar desde un aparato que, normalmente, cualquier persona lo porta encima. Si ir más lejos, la compañía norteamericana ahondará en este terreno con un dispositivo, según revela el medio especializado «The Information», similar a Amazon Echo, que se convertiría en el centro neurálgico de este desafío de crear la casa inteligente.

En todo este entramado de objetos que «hablan» entre ellos cobra importancia el impulso de los desarrolladores y fabricantes de electrodomésticos. Un caso en particular que intenta acercarse a ese terreno es Netatmo, que ha presentado Connect, una plataforma para crear e integrar sus productos, servicios y aplicaciones con los dispositivos de la firma. Lo que está claro son las diferentes perspectivas de las principales empresas del sector. Lo que no está tan claro es cuál es la propuesta que finalmente triunfará.