Publicado: El martes 07 febrero 2017, a las 06:31
Visto en: Hipertextual

Sin tener en el mercado coches eléctricos modelos usen un sistema de recarga inalámbrica, los responsables tras la creación de los protocolos para esta tecnología tiene que cambiar de mentalidad si quieren fomentar que los fabricantes hagan uso de ella y es que tenemos un nuevo protocolo para recargar de forma inalámbrica los coches eléctricos que aún no tenemos en el mercado y que los fabricantes no han comenzado a desarrollar.

Los estándares nacen con el objetivo de condicionar a los fabricantes a usar un mismo sistema para que el usuario pueda usar un mismo sistema para diferentes marcas. Imagina que tienes que cambiar de sistema de carga porque cambies de coche, algo que parece incomprensible ha sucedido con los sistemas de carga con cable. Y por ello tenemos estaciones de recarga multiformato.

Aparcar tu coche en el garaje, irte y que se cargue solo es ahora mismo un sueño para los más de 200.000 clientes que compraron un coche eléctrico en Europa, pero de momento no existe ningún sistema asumible para el bolsillo de un particular que habilite la carga inalámbrica. ¿Ofrecer esta tecnología ayudaría a fomentar las ventas de coches eléctricos?

SAE J295 Wireless Charging Test Station, si quieres apréndete el nombre pero no te servirá de nada porque seguro que cambia antes de que tengas un coche eléctrico con un sistema de recarga inalámbrica. Por el momento, los fabricantes tendrán que usar, si quieren, las especificaciones de este estándar, para ofrecer a los usuarios un sistema similar independientemente de la marca. Imagina que en función de tu electrodoméstico tuvieras que usar un enchufe u otro.

Durante este año seguiremos escuchando sobre el estándar SAE J295 porque aún faltan especificaciones por aclarar, pero el documento actual conforma un archivo de partida para que las marcas puedan trabajar e incorporar estas necesidades en los vehículos que están desarrollando, pero queda un punto complicado. El estándar se ha adaptado a las actuales potencias de recarga pero deberá estudiar la forma de adaptarse ante nuevas potencias que veamos en el futuro porque el coche eléctrico no triunfará si seguimos tardando en cargarlo una noche entera.