Publicado: El sábado 04 febrero 2017, a las 05:32
Visto en: Tuexperto

TP-Link Archer C7, lo hemos probado

Contar con un buen router es básico para disfrutar de la conexión a Internet que llega hasta casa o el trabajo. Y es que, de poco sirve contar con una buena cantidad de MB por segundo si, al final, se encuentran con un cuello de botella en el aparato que los lleva a los móviles, ordenadores o incluso impresoras conectados. TP-Link cuenta con una dilatada experiencia en este aspecto, y una amplia gama de routers con habilidades avanzadas que van más allá de ofrecer conectividad a los aparatos de casa. Aquí analizamos a fondo su modelo Archer C7, que llega preparado para la mayoría de necesidades de los usuarios de Internet más exigentes.

Se trata de un router predominantemente inalámbrico. Y es que su mayor virtud es contar con banda dual de 2,4 Ghz y 5 Ghz para asegurar una experiencia fluida sin cables. Llega actualizado a los últimos estándares WiFi y su aplicación para móviles no solo permite su cómoda configuración, sino una buena cantidad de extras como el control parental, compartir contraseña, expulsar dispositivos extraños de la red, etc.

TP-Link Archer C7, lo hemos probado

Conectividad

TP-Link no falla en el apartado más importante de este dispositivo. Cuenta con tecnología IEEE 802.11ac, un estándar retro compatible con los dispositivos 802.11n que es capaz de transmitir información tres veces más rápido que los routers N. Más concretamente, permite enviar datos a través del aire a una velocidad combinada total de hasta 1,75 Gbps. Característica que se traduce en un uso especialmente cómodo de este router para retransmisiones en directo o envío de archivos pesados de forma fluida. Todo ello sin necesidad de conexión por cable.

Esta velocidad combinada llega por parte de su banda 2,4 Ghz, que es capaz de transmitir a 450 Mbps, y su banda 5 Ghz, con velocidad máxima de 1.300 Mbps. Capacidad suficiente para hacer uso de todo el ancho de banda de forma fluida, ya sea para jugar a través de Internet, para dar servicio a varios dispositivos al mismo tiempo sin cortes o para la reproducción en 4K en streaming.

TP-Link Archer C7, lo hemos probado

Aunque este TP-Link Archer C7 es predominantemente WiFi, no podían faltar varios puertos Gigabit para conectar dispositivos mediante cable. Éstos puertos de Ethernet cuentan con estándar para conexiones de 10/100/1000 Mbps. Un método que asegura la estabilidad y la máxima velocidad de la conexión contratada con la compañía, sin problemas de cobertura gracias al cobre. Una conexión que puede ser útil para ordenadores de sobremesa, videoconsolas o televisores inteligentes.

Por si fuera poco, este Archer C7 también posee dos puertos USB de tipo 2.0. Una conectividad con cierta versatilidad para elementos como discos duros y servidores FTP con los que enviar sus datos y crear una red para acceder a ellos desde otros dispositivos. Todo ello con la velocidad que otorga su tecnología inalámbrica.

TP-Link Archer C7, lo hemos probado

Y no solo eso. Estos dos puertos USB también son útiles para otorgar conectividad WiFi utilizando como fuente un modem USB. Es decir, esos lápices USB que se conectan a la red y que, con el TP-Link Archer C7, servirían para conectar diferentes móviles y tabletas sin tener que usar ninguno de estos dispositivos como intermediario.

Ahora bien, es necesario contar con conexión a Internet mediante cable de Ethernet directamente desde la pared, o bien, con un módem que transforme la conexión DSL en esta mencionada salida de Ethernet. Y es que el TP-Link Archer C7 solo es router, no como los módem-router que ofrecen algunas compañías de telecomunicaciones.

TP-Link Archer C7, lo hemos probado

Diseño

No podemos dejar pasar el apartado del diseño. Al fin y al cabo, es un aparato de tamaño considerable. Un gadget que hay que colocar en algún sitio y que, en esta ocasión, no presenta mucho esfuerzo por disimularse con el mobiliario o para mantener una apariencia tecnológica con estilo. Y es que es un router muy a lo TP-Link. Su color negro lo hace algo elegante y disimula su presencia. Sus líneas son bastante atractivas, destacando su superficie ligeramente curvada. Pero son sus dos líneas/hendiduras transversales del panel superior las que marcan la línea de su diseño.

En el frontal, en la parte biselada, encontramos los diferentes indicadores de funcionamiento de este Archer C7: encendido, WiFi, 4G, funcionamiento de los diferentes puertos de Ethernet, conexión a Internet, sincronización… Sus LED amarillos no dejan ninguna duda sobre la indicación que están dando, aunque su diseño, como el del aparato en sí, no terminan de ofrecer acabados estilosos o que ayuden a disimular su presencia. Es en su parte posterior donde encontramos todas sus conexiones.

TP-Link Archer C7, lo hemos probado

En cuanto a sus medidas, hay que decir que este Archer C7 tiene un cuerpo de plástico de 243 x 160, x 32,5 milímetros. Claro que, de él sobresalen tres antenas para dar amplitud a su señal. Un tema del que hablamos a continuación.

En definitiva, el diseño de un router clásico y algo sobrio que obliga a buscar un buen lugar donde ocultarlo o colocarlo. Solo cuenta con la posibilidad de colocarlo sobre una superficie plana o colgarlo desde los orificios de su base.

TP-Link Archer C7, lo hemos probado

Cobertura

Optar por este router TP-Link para ofrecer una mayor y mejor cobertura en la red WiFi del hogar o la oficina es un acierto. Y es que el router cuenta con seis antenas para asegurar no solo un área más amplia de influencia, sino una señal más estable para todo tipo de dispositivos. Tres de sus antenas son internas, mientras que las otras tres deben colocarse en la parte posterior del dispositivo. Son antenas redirigibles con potencia 5 dB.

Esto se traduce en un área de cobertura realmente amplia y potente. En nuestras pruebas, en lugares donde routers básicos instalados por compañías de telecomunicaciones flojeaban, este Archer C7 consigue una conexión estable y casi de máxima potencia. Hablamos de distancias de 15 metros con paredes y espacios que interfieren en la señal, pero que las antenas de este router salvan sin problemas. Incluso en el baño, donde el alicatado hace difícil la penetración de la señal, este router permite la carga de contenidos en redes sociales como Facebook o Instagram sin demasiado problema. Algo que otros routers no conseguían. Tampoco hay que perder de vista que las antenas de este Archer C7 son redirigibles, pudiendo modificar la cobertura según la posición del aparato y la disposición de aquellas.

TP-Link Archer C7, lo hemos probado

Ahora bien, su banda dual otorga gran estabilidad a la señal. Así, aunque estemos alejados y su potencia no sea la deseada, es posible disfrutar de vídeos en streaming sin cortes ni fluctuaciones. Algo que ayuda a llevar el cine a cualquier lugar de la casa, o a disfrutar de la partida sin demasiado ping y retrasos en zonas más aisladas.

Posibilidades extra

Es otro de sus puntos fuertes, sin duda. Eso sí, siempre y cuando los aprovechemos a través de su aplicación móvil. Está disponible para terminales Android e iOS, solo hay que buscarla por su nombre, TP-Link Tether, en Google Play Store o la App Store. Una aplicación que llama la atención desde el primer segundo gracias a su diseño visual e interfaz. Puede que en un momento inicial no resulte intuitiva, pero sus animaciones, colores y menús hacen que sea práctica y cómoda, además de agradable visualmente. Un punto en el que el dispositivo en sí falla, siendo su funcionalidad lo más destacable.

TP-Link Archer C7, lo hemos probado

Una vez que se ha conectado el router, solo hay que iniciar la aplicación para detectar el aparato. El primer paso será vincularlo con la aplicación, para lo que hay que introducir una contraseña y un nombre de usuario. Estos datos se esconden en una pegatina bajo el Archer C7, y conviene cambiarlos debido a su estandarización (Usuario: admin. Contraseña: admin). Con ello la aplicación reconoce el aparato y puede llevar a cabo diferentes ajustes.

Además de ver si existe algún problema respecto a la conectividad, desde la aplicación es posible ver qué aparatos están conectados a la red WiFi del Archer C7, o mediante un cable de Ethernet. Pinchando sobre cualquiera de estos dispositivos se conoce a demás datos como el tipo de conexión, la dirección MAC o la dirección IP.

TP-Link Archer C7, lo hemos probado

Pero lo más interesante aparece al pulsar el botón del menú, abajo a la derecha. Con ello se activan todas esas opciones extras de que dispone este router:

  • WiFi: Con este menú es posible configurar ambas bandas del Archer C7, conocer sus contraseñas e incluso desactivarlas si no se quieren utilizar. A este respecto, en la parte posterior del router, existe una pestaña con la que apagar sus antenas y centrar en el cableado.
  • Compartir contraseña: este apartado da respuesta a uno de los problemas más clásicos de los usuarios. Basta con entrar en esta sección para recordar el nombre y contraseña del router. Lo bueno es que, además, permite compartir esta información por WhatsApp u otras vías. Todo facilidades para que los invitados se conecten rápidamente a la red sin mover el router.
  • Conexión a internet: En este apartado es posible ver si hay algún problema con la conexión. Además se especifican datos como la dirección IP, las DNS o el tipo de dirección que se está usando (estática, dinámica, PPPoP, L22Tp o PPTP).
  • Red de invitados: si ofrecer los datos de contraseña resulta demasiado íntimo, siempre es posible crear una red paralela. Para ello permite escoger cualquiera de las dos bandas (2,4 Ghz o 5 Ghz) y abrirla de forma limitada. Incluso ofrece establecer cierta seguridad con una contraseña para el tiempo que se utilice esta red paralela.
  • Clientes bloqueados: otra utilidad que gusta a aquellos que sufren robos de WiFi. En este menú es posible denegar el acceso a Internet a ciertos dispositivos.
  • Control parental: también es posible ejercer control sobre las páginas web que se visitan en ciertos dispositivos conectados a la misma red WiFi. Solo hay que activar esta función, elegir uno o más dispositivos para padres, y hasta ocho dispositivos para niños. El resto consiste en indicar direcciones web que no pueden visitar. Claro que hay que escribir manualmente o pegar la dirección de aquellas páginas que se quieran mantener bloqueadas.
  • 3G/4G: En este caso la sección permite gestionar la conexión a Internet procedente de algún módem conectado mediante los puertos USB.
  • Sistema: es el menú que queda, desde donde configurar algunos aspectos básicos del TP-Link Archer C7. Elementos como el cambio de contraseña o revertir la configuración a cuando salió de fábrica pueden aprovecharse desde este mismo menú. Todo un detalle para los usuarios menos doctos en esto de las redes y las conexiones. Y es que solo hay que pulsar un botón para llevar a cabo las diferentes acciones.

TP-Link Archer C7, lo hemos probado

Conclusiones y precio

En definitiva, hemos tenido la oportunidad de probar un router que, aunque poco discreto y preocupado por lo visual, resulta especialmente útil en lo práctico gracias a su apartado técnico. La mejora de la red WiFi tras su instalación es realmente notable. Mucha más cobertura y una señal más estable y potente, aunque nos alejemos varios metros del dispositivo.

Su banda dual WiFi permite sacar el máximo provecho a móviles y tabletas. Hemos probado servicios de contenidos a la carta en Internet tales como Netflix o vídeos de YouTube sin encontrar fluctuaciones en la reproducción. Las descargas también son rápidas, aprovechando el ancho de banda y la máxima velocidad de nuestra conexión sin necesidad de estar conectado por cable. Elementos que se le exigen a un router y que este Archer C7 cumple sobradamente.

TP-Link Archer C7, lo hemos probado

Además cuenta con muchos puntos extra para los usuarios más exigentes. Desde los puertos USB para conectar discos duros para tenerlos en red o incluso impresoras y máquinas de fotos para acceder desde el ordenador a sus contenidos, hasta las posibilidades de su aplicación. Si se es usuario, es prácticamente obligatorio contar con TP-Link Tether para poder gestionar elementos tan sencillos como compartir la contraseña o saber quién se ha conectado a la red. Es visualmente muy atractiva y toda una comodidad sin necesidad de tener experiencia en la instalación y gestión de redes.

Este router TP-Link Archer C7 se puede encontrar en tiendas de Internet y grandes superficies por un precio entre los 80 y los 100 euros.

TP-Link Archer C7, lo hemos probado

TP-LINK Archer C7

Marca TP-LINK
Modelo TP-LINK Archer C7
Tipo Router