Publicado: El miércoles 01 febrero 2017, a las 02:00
Visto en: Tuexperto

Glovo y los números de la polémica

Ya te hemos hablado en alguna otra ocasión de Glovo. Glovo es una aplicación con la que puedes hacer recados o pedir cosas desde el móvil. La aplicación nació en Barcelona y ahora también tiene sede en Madrid. Es algo así como un servicio de mensajería – o de recados – para mensajeros que quieran trabajar con ellos y cumplir (por poco dinero) encargos en menos de una hora. Pues bien, el que parecía un servicio inocente se ha situado ahora en el centro de la polémica. El periodista y director de la Revista Ecoonomia Carles Enric López pone ahora de manifiesto, a través de un polémico artículo en El Español, la incoherencia de los datos económicos presentados por los dueños de esta startup. De hecho, todo empezó con otro artículo que desvelaba la supuesta falsedad de los números presentados por el equipo de Glovo. El medio denunciaba que en enero de 2016 se habían publicado diferentes noticias en las que se indicaba que Glovo había superado en un 30% sus expectativas de facturación para 2015, de modo que en lugar de haber ingresado los 200.000 euros previstos inicialmente, habían conseguido superar los 260.000 euros. El medio puso negro sobre blanco que, según los datos depositados en el Registro Mercantil, los beneficios habían sido, en realidad, de 106.677,57 euros, con unas pérdidas que prácticamente alcanzaban los 800.000 euros.

Glovo y los números de la polémica

A esta ceremonia de la confusión tendríamos que unirle la disparidad de datos que medios como El País o El Mundo publicaban al mismo tiempo, con datos como los 1.000 y los 750 repartidores registrados, respectivamente, o los 500.000 pedidos mensuales de El País y los 100.000 al mes que relataba El Mundo. Lo mismo ocurría con la cifra de usuarios, que va menguando en cuestión de meses (y según el medio) de 200.000 a tan solo 100.000. El problema – más gordo si cabe – está en que la empresa tampoco no lo tiene muy claro. En sus presentaciones oficiales hablan de 2 millones de euros de ingresos, una cifra que – estaréis de acuerdo – está a años luz de los poco más de 100.000 euros que inscribieron oficialmente en el Registro Mercantil.

Existe, sin embargo y según revelan los periodistas del Español, un dato que puede dejarnos verdaderamente patidifusos. Y son las previsiones de facturación para 2017. Tras una entrevista a los responsables, el diario El Mundo escribió que se alcanzarían los 35 o 40 millones de euros. La idea ya parece descabellada si nos fijamos en los 106.677,57 euros oficiales, pero es que además, parece de cajón que si la empresa se embolsa entre el 10 y el 40% del precio del producto y el precio base del servicio es de 3,90 euros, la cantidad de pedidos tendría que ser ingente y superar – de muy lejos – las supuestas previsiones de 1.200.000 pedidos.

Glovo y los números de la polémica

A todo esto hay que sumarle otra cuestión y que, según este periódico, tiene que ver con el delicado asunto de los falsos autónomos. El fundador de la empresa, Oscar Pierre, afirma que da de alta a los trabajadores como autónomos y se llevan entre tres o cuatro euros de comisión por pedido. Cuenta que estos hacen una media de 100 pedidos al mes, lo que daría como resultado unos cinco pedidos al día. El resultado de la ecuación – siendo muy, pero que muy optimistas – daría unas ganancias de 300 euros al mes por invertir, al menos, cinco horas diarias (que es lo que resultaría de recoger y llevar cinco pedidos). Si la cuota de autónomos está actualmente en 267 euros, las ganancias de estos mensajeros alcanzarían los 33 euros al mes. ¿Puede ser esto rentable y, lo que es más importante, real? ¿Cómo de hinchado está este globo?

Vía: Revista Ecoonomia