Publicado: El lunes 16 enero 2017, a las 04:00
Visto en: Tuexperto

Si eres de los que pase lo que pase duermen como angelitos o, mejor dicho, auténticos troncos, estamos seguros de que no necesitas nada especial para dormir. Lo más probable es que seas capaz de dormirte en cualquier rincón y que no tengas mayores problemas para conciliar el sueño tras un día de trasiego. Pero no todo el mundo es tan afortunado. Más de cuatro millones de adultos españoles sufren insomnio crónico y prácticamente un 35% tienen dificultades para dormir de manera ocasional. Y aunque para resolverlo en muchas ocasiones bastará con tratar aquellos problemas de la vida real que nos impiden descansar con tranquilidad, debes saber que la tecnología también puede echarnos una mano. Hoy queremos ayudarte a usar la tecnología para dormir mejor. ¿Quieres saber cómo? Pues sigue leyendo a continuación para descubrirlo.

La iluminación

Es clave para dormir mejor e irse a la cama con buen pie. Estamos seguros de que últimamente has leído cosas acerca de los peligros o inconvenientes que puede tener consultar el teléfono móvil antes de ir a dormir. Todo tiene que ver con el tipo de luz que emiten los dispositivos y las alteraciones que pueden producir en el denominado ritmo circadiano o ritmo del sueño. Mariana Figueiro, experta del Centro de Investigación de la Luz del Instituto Politécnico Renssealerde Nueva York, ha investigado a conciencia los problemas o alteraciones que puede tener la luz en el descanso de las personas. Una de las primeras recomendaciones es, pues, la de no consultar el móvil y el ordenador dos horas antes de ir a dormir, algo que – ya lo decimos desde ahora – puede que resulte sencillamente imposible para muchos usuarios que se despiertan y se duermen mirando el móvil.

La luz azulada que emiten estos dispositivos en ondas cortas puede afectar a unos receptores que tenemos en el ojo y que fueron descubiertos hace relativamente poco. Estos se encargan de enviar una señal al cerebro para que se suspenda la producción de melatonina, la hormona que nos ayuda a regular nuestros ciclos y lógicamente, a conciliar el sueño.

Una buena opción es la de ir apagando las luces conforme vaya llegando la hora de ir a dormir. Esto pasa por contar con diferentes puntos de luz, tanto en el salón como en la habitación: pequeñas lamparitas que nos ayuden a ir reduciendo la iluminación en nuestro hogar y permiten a nuestro cuerpo empezar a producir generosas cantidades de melatonina. Marcas como Philips, por ejemplo, cuentan con productos específicos para esto. El Philips Wake Up Light es un sistema de iluminación que también funciona como despertador natural, pero que también nos ayudará a conciliar el sueño, porque simula el atardecer. De este modo, va preparando el cuerpo mientras disminuye la luz. Los sonidos también acompañan para que tengas un sueño más agradable.