Publicado: El lunes 02 enero 2017, a las 00:07
Visto en: Hipertextual
Por qué es importante que el director de la Filarmónica de Viena sea venezolano

En el siglo XVIII caminaban por las calles de Viena músicos como Haydn, Mozart, Beethoven o Schubert. Los que se convirtieron en los protagonistas de la música clásica a nivel mundial componían sus famosas obras en la antigua ciudad. Desde ese entonces, Viena se ha convertido en la capital de la música clásica gracias a su reconocida Filarmónica.

Más de 50 millones de personas de 93 países ven el Concierto de Fin de Año por televisión

Cada 1 de enero, unas 50 millones de personas de 93 países ven por televisión el Concierto de Año Nuevo, uno de los momentos más esperados para los amantes del vals, la polca y las marchas, interpretadas por una de las mejores orquestas del mundo.

Para dirigir la famosa Filarmónica, se escoge cada año al mejor director del momento, quien debe ser capaz no solo de llevar la batuta, sino también de mantener la elegancia y clase del evento más importante para la sociedad vienesa.

En el año 2010, el Concierto de Fin de Año fue dirigido por el francés Georges Prêtre, de 85 años, consolidándose como el director más longevo al frente de la Filarmónica de Viena. En el 2017, el venezolano Gustavo Dudamel se convertirá en el más joven de todos al dirigirla con sólo 35 años.

El venezolano es director de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y su programa social "El Sistema"

Dudamel, originario de Barquisimeto (Venezuela), es director musical y artístico de la Filarmónica de Los Ángeles y director musical de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, que incluye el programa de acción social "El Sistema".

La juventud y frescura del venezolano, lejos de ser un problema, dotará al concierto de aires nuevos. A pesar de que se mantiene la tradición de incluir temas del compositor Johann Strauss, como su famoso vals El Danubio Azul, ocho temas incluidos por Dudamel serán interpretados por primera vez en el Concierto de Año Nuevo.

La inclusión del director venezolano no solamente supone una cierta modernidad para la Filarmónica por la variedad de temas, también es un paso adelante para una Orquesta tachada en algunas ocasiones de clasista, machista y racista.

La primera mujer que formó parte de la Orquesta fue la arpista Anna Lelkes, quien estuvo durante 20 años tocando como no miembro y no consiguió serlo oficialmente hasta 1997. Y Simone Young tuvo que esperar hasta el 2005 para ser directora de la Filarmónica, convirtiéndose en la primera mujer en llevar la batuta.

Uno de los músicos de la Orquesta afirmó en una entrevista realizada en 2003:

Tres mujeres ya es mucho. Cuando tengamos un veinte por ciento la orquesta estará arruinada. Hemos cometido una gran equivocación (mistaken, sic), y lo lamentaremos amargamente.

Por otro lado, el ex presidente de la Filarmónica Otto Strausser confirmó la cara más amarga de la Filarmónica más reconocida en sus memorias en 1970:

Un aspirante fue calificado como el mejor, y al levantar la pantalla, allí estaba de pie un japonés ante el atónito jurado. Sin embargo, no fue contratado porque su cara no encajaba con la 'Pizzicato-Polka' del Concierto de Año Nuevo.

La más reconocida

En la mayoría de orquestas internacionales, los candidatos realizan las audiciones llamadas a ciegas por realizarse detrás de una pantalla para evitar prejuicios racistas o machista, pero la Orquesta Filarmónica de Viena ha rechazado este tipo de audiciones para elegir a sus músicos.

Gustavo Dudamel no es el primer latinoamericano en dirigir la Filarmónica. Hace apenas dos años, el argentino Daniel Baremboin encabezó el concierto de fin de año de la Orquesta vienesa, considerado por los críticos una de las mejores representaciones hasta la fecha.

El Concierto de Fin de Año nació durante el nazismo como método de propaganda de Goebbels

La Filarmónica de Viena no está exenta de las críticas y polémicas. La orquesta es la encargada de interpretar el concierto más antiguo y famoso a nivel mundial, y son famosos por su profesionalidad. Por ello, para todos los directores es un honor guiar a los músicos en la Sala Dorada del Musikverein. Y para Gustavo Dudamel no podría ser menos. El venezolano afirmó en una rueda de prensa: "Es un sueño. Ahora puedo morir en paz".

A día de hoy, 15 mujeres forman parte de la Orquesta encargada de llevar a cabo el concierto de fin de año, el cual nació en 1941, poco después de la anexión de Austria a la Alemania nazi, y sirvió como método de propaganda del Ministro Joseph Goebbels.

El 1 de enero de 2017, las televisiones de muchos hogares retransmitirán el famoso concierto, en el cual los músicos llevarán indumentarias especialmente diseñadas para la ocasión por los diseñadores Vivienne Westwood y Andreas Kronthaler. El nuevo año habrá comenzado con la frase del director “La Filarmónica de Viena y yo les deseamos”, a lo que responderá la orquesta: “Feliz año nuevo”.